Quedan apenas seis días para el estreno  de ‘X-Men Apocalipsis’ , los fans están entusiasmados y los grandes cinéfilos junto a prestigiosas revistas no han tardado en hacer sus primeras críticas. Aquí os las dejamos.

 “Si has visto un apocalipsis de cine, los has visto todos. Al menos eso es lo que uno piensa tras ver X-Men: Apocalipsis, la última entrega de una de las franquicias más fiables que, esta vez, sucumbe de manera decepcionante a un caso agotador de ‘fui-allí-hice-esto-itis”. —Geoff Berkshire, de Variety

“Irónicamente, Apocalipsis es quien salva el día. Interpretado por un Oscar Isaac afortunadamente irreconocible, este tipo puede ser el villano más parecido a un dibujo animado desde el Duende Verde en la Spider-Man original. Y, pese a ello, su poder es palpable. (…) Con todos sus defectos, la película tiene la audacia suficiente como para hacer que el Universo Marvel parezca pequeño, y la convicción para hacer que el Universo DC (si es que existe tal cosa) parezca estúpido por confundir la pomposidad con la seriedad. Si a sus personajes se les permitiera ser tan complejos como las ideas por las que luchan, Apocalipsis podría haber significado un nuevo comienzo para el cine de superhéroes”. —David Ehrlich, de Indiewire

“Sobrecargada en lo narrativo, y superpoblada con tantos personajes que acabas renunciando a seguirles la pista (mientras, a la vez, lamentas no ver más a menudo a aquellos que realmente te interesan), la cuarta película de Bryan Singer para la franquicia multimillonaria que él mismo inauguró hace 16 evoluciona, ciertamente, hacia un clímax dramático cataclísmico. Pero, principalmente, semeja un intento abotargado, a la par que ambicioso, de poner en juego a tantos mutantes como sea posible en la historia de un dios resucitado listo para conquistar el mundo”.—Todd McCarthy, de The Hollywood Reporter

“A pesar de todos sus pasos atrás y de los personajes que sólo están ahí para salir en las escenas de acción (males que la serie ha sufrido siempre, hasta cierto punto), X-Men: Apocalipsis es demasiado divertida como para colgarle el sambenito de un desastre matafranquicias como X-Men: La decisión final, o para olvidarla como un fin de saga normal y corriente. Aun así, da a entender que el combustible se está acabando, y que sin una nueva mano al volante o algunas fantásticas y nuevas ideas, el fin puede estar cerca”. —Joshua Starnes, de Comingsoon.net

“La idea de un apocalipsis implica subir el volumen al 11, y está claro que la película te ofrece barullo a cambio de tu dinero. Pese a ello, la extrañeza surreal de los X-Men tiene menos espacio para respirar, el diálogo resulta menos interesante y los personajes no tienen la jovialidad ingeniosa e informal de Los Vengadores. Pero las escenas más traviesas entre Cíclope y Mercurio se hacen de querer, y en general el conjunto aguanta. Pero, en el futuro, las películas de los X-Men tendrán que mutar en algo con menos personajes y más caracterización”.—Peter Bradshaw, de The Guardian

“No todo es malo, eso sí. Hay algunas bromas divertidas para los fans, como una colleja a la espantosa X-Men: La decisión final. Sophie Turner resulta prometedora como Jean Grey, y el Mercurio de Evan Peters se lleva otra escena de lucimiento a cámara superlenta con el Sweet Dreams de Eurythmics como muy apropiada banda sonora. Pero, en conjunto, Apocalipsis es una película de los X-Men de tercera división que llega en un momento en el que los estudios y los cineastas que trafican con uniformes raros necesitan estar en plena forma. A estas alturas, nos sabemos todos los clichés y todos los tropos narrativos demasiado bien como para conformarnos con una mediocridad de circunstancias. Reconocemos la diferencia entre un clásico instantáneo y un bodrio. Apocalipsis no es en absoluto un bodrio, pero es una película a la que le sobra de todo salvo las cosas que deberían importar: innovación, creatividad y diversión”.—Chris Nashawaty, de Entertainment Weekly

“La batalla final es un combate de veintitantos contra uno en la que vemos cuánto ha caído el filme desde su prometedor comienzo. En lugar de enfatizar la dinámica de la puesta en escena, o de la imagen 3D, Singer ofrece planos de cada uno de los X-Men, en actitud de combate, lanzando sus ataques respectivos. Todo el interés temático y la profundidad de los personajes que ha caracterizado lo mejor de esta saga se ve reemplazado por un despliegue de acción convencional. En algún momento, incluso te parece oír ‘¡Vengadores, reuníos!”. —Sam C. Mac, de Slant Magazine

“Con X-Men: Apocalipsis, Singer parece haber desarrollado un nuevo poder mutante: la monotonía. Ya sea por la falta de un villano interesante, bien por el hecho de que los elementos de viaje en el tiempo típicos de la serie obligan a los mutantes a encontrarse entre ellos (y a aparecer ante el público) una vez más, este último capítulo supone un chocante bajón comparado con las aportaciones anteriores de Singer. Lo que antes volaba, ahora se hunde”.—Alonso Duralde, de TheWrap

“Aunque sus ideas tienen buenas intenciones, Apocalipsis pasa tan poco tiempo mostrando acciones con sentido que la historia resulta endeble e ineficaz. Las conversaciones de verdad entre los personajes escasean, con los mutantes hablando a base de aforismos y monólogos como si estuvieran en una eterna campaña electoral. Singer intenta añadir valor dramático a estos momentos a base de concretar lentamente hacia el primer plano cuando alguien expresa IDEAS IMPORTANTES, pero te importaría mucho más es que la película te convenciese de que sus destinos penden realmente de un hilo”.—Russ Fischer, de The Playlist

“X-Men: Apocalipsis parece una máquina torpemente diseñada a base de ingeniería inversa. ¿Tenemos a Rondador Nocturno, Jean Grey y Tormenta, verdad? Pues vamos a ponerlos de nuevo, sólo que más jóvenes. Como Jennifer Lawrence tiene un montón de fans, saquemos otra vez a Mística, sólo que sin el maquillaje azul y llevando tops con escote durante la mayoría del metraje. Saquemos a Lobezno: que le den a la coherencia argumental. Agítese con una crisis mundial, derrámese un chorro de Xavier contra Magneto, y un toque de Mercurio como guarnición. Los ingredientes para un gran espectáculo están ahí, pero en las manos de Singer y [el guionista Simon] Kinberg, se convierten en una receta para el desastre”.—Kristy Puchko, de Comic Book Resources 

1 Comentario